¡Feliz Año Nuevo… China!

El año del Tigre

Los ciudadanos de origen chino celebran esta semana su Año Nuevo. En realidad, no es tanto una fiesta religiosa como entendemos su equivalente aquí, sino una festividad vinculada al ciclo anual, por eso también se denomina Fiesta de la Primavera (Chunjie) y celebra la llegada de la primavera y el final del invierno. Se trata pues del año nuevo lunar y su espíritu quizás tenga tanto que ver con nuestra verbena de San Juan como con nuestro fin de año.

Es una época muy importante porque esa semana los chinos aprovechan para hacer vacaciones. Hasta hace muy poco, eran las únicas vacaciones que se permitían allí, por eso la gente que vive alejada de su familia aprovecha la Fiesta de la Primavera para regresar con sus seres queridos. El colapso suele estar asegurado en los medios de transporte del país porque mucha gente viaja al mismo tiempo en una época en la que abunda la nieve y el frío. En los últimos años han tenido muchas dificultades en este sentido y mucha gente se ha quedado más de un día atrapada en las estaciones esperando que amaine el temporal para poder llegar a tiempo a las celebraciones.

La Fiesta de la Primavera congrega a la familia alrededor de la mesa, en donde se sirven diversos manjares que destacan por su riqueza y abundancia. Antes, las familias ahorraban durante todo el año para esta celebración. No hay un plato destacado para celebrar el Año Nuevo chino, aunque nunca deben faltar la carne y el pescado. Lo que sí es muy importante es que el número de platos (se sirven todos al mismo tiempo en la mesa para que los comensales se vayan sirviendo) debe ser par (ocho, diez, doce…) ya que los pares son números yang en la tradición china y son considerados afortunados.

Quince días después del Año Nuevo se celebra otra importante fiesta, la de los Farolillos (Yuanxiao jie) que pone punto y final a estas celebraciones del nuevo año. Se cuelgan y encienden farolillos rojos para su contemplación, que es el motivo principal de este día: contemplarlos en las calles y parques simplemente para gozar de su visión. Ese día sí hay una comida típica, que además es la que da a la fiesta su nombre más habitual de Yuanxiao jie, (en lugar de Dengjie que es el que literalmente significa Fiesta de los Farolillos). Se trata de unas bolas de harina de arroz glutinoso rellenas de una pasta dulce a base de sésamo, cacahuete o soja verde (aunque se hacen también de otras maneras e incluso los hay de carne, pescado o verduras). Normalmente se toman en una sopa dulce en la que previamente se han hervido, y la tradición dice que tomarlos con la familia unida trae paz y armonía a la casa.

Este año los chinos han entrado en el año del tigre, según su particular calendario zodiacal. Después de abandonar el año del buey, toca el turno de un animal un tanto ambivalente. Claro que aunque la sociedad china es muy supersticiosa, seguramente las nuevas generaciones tienden a creer menos en estos temas que sus padres y abuelos, aunque hay quien pone en duda esto último.

Enlace permanente: https://revistadeoriente.wordpress.com/2010/02/18/anydeltigre/

Un pensamiento en “¡Feliz Año Nuevo… China!

  1. Pingback: El conejo desplaza al tigre en el nuevo año « CON MI SOMBRA SOMOS TRES

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s