Ciudad de vida y muerte (Nanjing! Nanjing!)

Se estrena esta semana en España “Ciudad de vida y muerte”, la película sobre la matanza de Nanking dirigida por el cineasta chino Lu Chuan. El filme relata los pormenores de la matanza perpetrada por las tropas japonesas tras la toma de Nanking en 1937, durante la guera sino-japonesa. A diferencia de la reciente “Acantilado rojo”, la película de Lu Chuan no ha gozado del apoyo del gobierno chino, que no la seleccionó para competir por los Oscar.

“Ciudad de vida y muerte” es una película realista narrada en blanco y negro sobre un hecho histórico, una de las grandes matanzas en la convulsa China del siglo XX, la de Nanking. Los historiadores todavía no se ponen de acuerdo en las cifras de víctimas, entre 200.000 y 300.000, según las fuentes. Pero Nanking también fue escenario de unas 50.000 violaciones de mujeres por parte de los soldados japoneses. El tema sigue siendo sensible en las relaciones entre la RP China y Japón, más de siete décadas después de haberse producido. En China muchas personas, incluyendo el director del filme, Lu Chuan, critican que el gobierno japonés no se haya disculpado todavía por la matanza. Quizás no lo ha hecho en concreto sobre Nanking, pero en todo caso sí ha habido disculpas genéricas sobre los daños inflingidos durante aquella contienda.

Sea como sea, su presupuesto de 10 millones de euros (una séptima parte de “Acantilado rojo”) no ha sido obstáculo para un producto refrendado por la Concha de Oro en el último festival de San Sebastián y una gran expectación del público chino en las cinco semanas que pudo estar en cartel antes de ser retirada. Hoy el tema sigue siendo incómodo. Durante el rodaje, cuenta el director, los actores chinos y los japoneses, aunque mostraron un exquisito respeto entre ellos, jamás comieron juntos.

En la mente de muchos chinos, los japoneses siguen siendo unos seres perversos, y en las relaciones diplomáticas entre ambos países la cuestión no es un tema baladí ni mucho menos. Con frecuencia ha sido esgrimido por China como motivo de disputa, aunque en los últimos años, sobre todo tras la llegada al poder en Japón de Yukio Hatoyama (PDJ) en 2009, se ha producido cierta distensión en las relaciones lo que seguramente influyó en la decisión de la discreta retirada de las pantallas chinas tras cinco semanas de exitosa a la vez que polémica exhibición de una película en la que sólo hay un soldado japonés que muestra sus reticencias a los execrables actos de sus compañeros (Kadokawa, interpretado por Hideo Nakaizumi).

Entrevista con el director, Lu Chuan, en El Periódico

Enlace permanente: http://wp.me/pO2mg-33

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s