Exilio y poesía de Huang Xiang

El poeta Huang Xiang, uno más de los escritores chinos exiliados por el mundo, visitó Tarragona el pasado mes de junio acompañado por el pintor americano William Rock con quien comparte actualmente un proyecto artístico que aúna poesía, pintura y grandes personajes de la historia de la humanidad. La historia personal de Huang Xiang ha sido bastante azarosa, y entre 2004 y 2006, tras su exilio, encontró acogida en la ciudad de Pittsburg, dentro de la Red Norteamericana de Ciudades de Asilo para escritores sujetos a amenazas diversas en su país. En Pittsburg le conoció el cineasta José Muniain (Bilbao, 1960), quien elaboró un hermoso documental sobre su figura. En el documental, el mismo protagonista habla de su compleja vida, y también se le ve declamando sus propias poesías en chino, con esa salmodia de tradición milenaria tan especial que capta los sentidos aunque no se sepa el idioma. El documental se puede ver en la pequeña y poco agraciada muestra (hay espacios y formas de presentar cuadros que son de una pobreza casi hilarante) del proyecto Century Mountain que comparte con William Rock que se expone estos días (hasta el 15 de julio) en el edificio de la Antiga Audiència de Tarragona. En la red corre una copia que he enlazado en esta entrada. Pierdan diez minutos si les gusta la poesía, el documental y el personaje lo merecen.

Con ocasión de su visita a Tarragona, Huang Xiang ha dedicado el siguiente poema al poeta García Lorca, al pueblo catalán y a la ciudad de Tarragona:

Millones de años atrás.

Millones de años bajo las capas de la tierra

Tal vez alguien

Desenterrará sus huesos

Esqueleto

Entonces

En tu mentre verás

Que aquel mismo puñado de huesos resecos

Tiempo atrás en el mundo resonaron

Amaron

Odiaron

Lamentaron

Gritaron

Rieron

Verás

Que aquel puñado de huesos resecos

Años atrás tuvieron una cara contorsionada por la amargura

Una vez tuvieron ojos premonitorios

Una vez sus labios exangües e impenetrables resistieron con fuerza

Una vez escribieron poesías tan eternas com la luna y las estrellas

Estos son los huesos de un poeta

Estos son los huesos de alguien que mientras esperaba perdió la esperanza y se desesperó

Estos son los huesos que enfurecidos escribieron

Estos son los huesos de alguien que caminó por el mundo, luchó con temperamento

Estos son los huesos resecos que fueron dispersados

Los huesos de un hombre de nuevo recompuestos

Estos son los huesos resecos que crepitaron mientras él se rebelaba

Estos son los huesos resecos que vieron caer un rayo celestial

Escucharon con su cabeza inclinada el creciente cantar de todas las criaturas de la tierra

Estos son los huesos resecos de un hombre

Huang Xiang

 

Enlace permanente: http://wp.me/sO2mg-356

2 pensamientos en “Exilio y poesía de Huang Xiang

  1. enric, permíteme corregirte. la exposición de Century Mountain en Tarragona NO estaba en Espai Cromàtic, sino en la Antiga Audiència. Espai Cromàtic la organizó, junto con el ayuntamiento.

    si te pasaste por Espai Cromàtic, lo que viste “expuesto” fueron las reproducciones de las obras, que nada tienen que ver con las originales (las reproducciones son A3, mientras que los cuadros miden 1’70×0’90 m). las originales, repito, estaban en el hall de la Antiga Audiència. las reproducciones en Espai Cromàtic eran sólo una muestra, NO una exposición.

    dudo que visitaras la exposición, porque de “hilarante” y “pobre” no tenía absolutamente nada.

    qué tiene este espacio de hilarante? por favor, explícamelo:


    • Maite, gracias por la puntualización del espacio (edito la entrada aunque la exposición ya no esté allí). En cuanto a mi opinión sobre la exposición, por supuesto está basada en la muestra con los cuadros originales, por tanto en su espacio de la Antiga Audiència. La expresión “de una pobreza casi hilarante” por supuesto iba dirigida al montaje de la exposición, no al contenido ni a los cuadros. Si te fijas, escribí “hay espacios y formas de presentar cuadros que son de una pobreza casi hilarante”. Lo siento, pero me pareció un espacio pequeño y estrecho en donde los cuadros aparecían amontonados. Insisto, los cuadros no eran ni hilarantes ni pobres, pero su presentación en un espacio tan mínimo para un cometido como ese me pareció pobre. Y esta crítica no va dirigida tampoco al espacio o al edificio en sí, que puede ser valido para muchos otros cometidos, y de hecho recuerdo con agrado la planta baja de aquel edificio histórico.

      Es mi opinión, que supongo no compartes, por lo que te agradezco los enlaces a las dos fotos que adjuntas para que más lectores se puedan hacer su propia idea más allá de nuestras respectivas posturas. Por supuesto, respeto tu opinión y te agradezco que la hayas expuesto. Estimo, por otra parte, el esfuerzo que debió suponer el montaje de aquel evento (no sólo era exposición, hubo más actos asociados, con la presencia del propio poeta), por lo que si formabas parte de la organización recibe mi humilde consideración en este sentido.

      Recibe un cordial saludo y gracias por entrar en este blog

      Enrique Gil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s