LIBROS. La presa (1958), de Kenzaburo Oé

Kenzaburo Oé (Ose, Japón, 1935) escribió La presa siendo una joven promesa de la literatura japonesa. Basado en buena parte en sus recuerdos de infancia durante la Segunda Guerra Mundial, esta novela corta recibió en su día el prestigioso premio Akutagawa en su país. La sucinta historia del apresamiento de un piloto enemigo cuyo avión ha caído en una zona montañosa y aislada del Japón se convierte en un sutil estudio sobre el poder narrada a través del punto de vista de un niño que en la aventura dejará atrás su inocencia infantil.

OE KENZABURO (2003). La presa. Barcelona: Anagrama (col. Quinteto, nº. 113)

El original es de 1958. La edición tiene 114 páginas e incluye un prólogo de Justo Navarro

Valoración personal (sobre 5): Muy interesante (4)

Kenzaburo Oé (Ose, Japón, 1935) está considerado el símbolo y el portavoz de su generación y uno de los grandes escritores japoneses de nuestro tiempo.

Ha obtenido los galardones literarios más importantes de su pais, y también ha sido reconocido fuera de su patria. Así, en 1989 recibió el premio Europalia de la Comunidad Europea y en 1994 el Premio Nobel de literatura.

Imaginen una aldea montañosa, más bien alejada de la civilización y encima en el momento de la acción casi aislada por culpa de unas lluvias recientes. En esa aldea de cazadores la guerra queda lejos, muy lejos, y sólo se atisba cuando algún avión enemigo acierta a sobrevolar a gran altura la zona en su recorrido hacia lejanos objetivos. La vida en este entorno natural de los habitantes de la aldea se ve alterada cuando uno de esos aviones cae en las montañas cercanas y uno de sus tripulantes es capturado vivo. El piloto apresado llegará a la aldea en condición de prisionero para fastidio de los mayores y regocijo de los pequeños. Uno de ellos, el mayor de una pareja de hermanos, nos narra la sorpresa, la emoción y la novedad que supone para él y sus amigos la llegada del extraño, que además resulta ser un fornido piloto negro.

La historia está basada en los recuerdos de infancia del autor, quien contaba nueve años en los momentos finales de la Segunda Guerra Mundial y vivía en una aldea de la menor de las cuatro islas japonesas principales. Oé explicó después que un profesor de su escuela les había narrado entonces cómo dos soldados americanos habían sido capturados cerca de allí, uno blanco que había resultado muerto y otro negro al que habían conseguido capturar vivo. Este recuerdo de infancia serviría después de base para La presa. Pese a ello, la presencia de un piloto negro en el escenario del Pacífico no es real ya que la única unidad norteamericana formada con pilotos de color nunca llegó a actuar fuera de Europa. En el momento de escribir la historia, Oé no disponía de este dato y basó la narración en un recuerdo tal vez distorsionado, o tal vez en una verdad a medias (quizás el prisionero sí fuera un hombre de color, pero no un piloto, tal vez un corresponsal de guerra).

La presencia de un “gigante negro” en la remota aldea sorprende y petrifica de miedo a nuestro protagonista, que sin embargo tendrá el privilegio a partir de entonces de estar muy cerca del forzado visitante ya que éste será encadenado y confinado en el sótano comunal situado debajo de su habitación hasta que en la ciudad decidan su destino. Desde la atalaya de su cuarto, ambos hermanos gozan de un observatorio de excepción que les hace ascender algunos peldaños en el escalafón de sus amigos, sobre todo cuando el hermano mayor es designado también para llevarle la comida al prisionero mientras su padre vigila con la escopeta en la mano.

Un espacio mítico

El autor sitúa la acción en un espacio casi mitificado, “algún lugar de Japón, […], isla dentro de una isla, estrecho valle ahogado por un anillo de sombras” –escribe Justo Navarro en su prólogo a la edición de Anagrama-. Un lugar donde la gente se rige por el ritmo y la dificultad que marca la naturaleza -una aldea de montaña casi aislada por culpa de un invierno muy lluvioso que se ha llevado por delante caminos y puentes- y en donde sus habitantes practican una de las actividades más antiguas del ser humano, la caza.

La rutina acabará por imponerse en la relación entre los cazadores obligados a custodiar a un prisionero indeseado y su presa consciente de la imposibilidad de la fuga. A las pocas páginas el imponente extranjero ya pasea sin cadenas por las calles de la aldea, se baña con los niños y niñas en la cercana charca e incluso repara algunos objetos estropeados. Sin embargo, la tolerancia al otro es sólo aparente. El piloto –negro- ha descendido desde el cielo inaccesible hasta lo más bajo del escalafón social de una remota aldea de montaña. Y no sólo eso. Oé también nos irá mostrando como a su vez los aldeanos cazadores ya se encontraban en la parte baja de las relaciones de poder instauradas en su país, no sólo sometidos a la jurisdicción de la población más próxima y a la del distrito, sino también a las muestras de superioridad –cuando no de desprecio- de los habitantes de la ciudad. En este contexto y para desgracia del narrador y sus jóvenes amigos, la suerte del prisionero está marcada de antemano aunque la decisión de las autoridades superiores se demore en el tiempo. Sin embargo, la marcha del prisionero a la ciudad no se producirá nunca porque un incidente final romperá la aparente vuelta a la monotonía de la aldea, y de paso acabará de transformar la ya convulsionada inocencia del niño narrador que comienza a entrar en la más precoz madurez de una aldea en plena naturaleza.

FUENTES:

–         TACHIBANA, R. (2002). “Structures of power. Oe Kenzaburo’s “Shiiku” (“Prize Stock”). World literary today, primavera 2002, pp. 32-48

–         NAVARRO, J. (2003). “Prólogo”. En la edición de La presa publicada por Anagrama.

Enlace permanente: http://wp.me/pO2mg-6Y

2 pensamientos en “LIBROS. La presa (1958), de Kenzaburo Oé

  1. Hola!!! acabo de descubrir tu blog en el concurso este de los premios 20blogs y nadaa, que muchisima suerte!!!😀

    y bueno ya que estamos te permito que te pases por mi blog que participa en humor….. y si lo consideras conveniente pues tambien te permito que me votes!! xDDD

    un saludo!!😉
    SORCIOS.COM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s