Arte contemporáneo chino (y II): venderse al mejor postor

Recientemente he realizado un trabajo de investigación sobre la presencia de cinco importantes artistas contemporáneos chinos en las dos principales casas de subastas del mundo (Christie’s y Sotheby’s) que me han permitido comprobar el éxito y el negocio que actualmente supone el arte contemporáneo chino, y cuyo marco general expliqué en una entrada anterior. La investigación permite identificar una serie de patrones utilizados por las casas de subastas a la hora de “vender el producto”, técnicas que difunden contenidos con el obvio interés de mejorar sus ventas, pero que de forma posiblemente involuntaria también contribuyen a ofrecer una determinada imagen tanto de estos artistas como del arte contemporáneo de su país. Esta entrada es un breve resumen de esa investigación elaborada en el marco de la asignatura Trabajo de investigación, de la licenciatura de Estudios de Asia oriental en la UOC, y que ha sido calificada con una matrícula de honor. El trabajo puede consultarse completo en este enlace permanente (original en catalán).

Los artistas seleccionados para la investigación sobre su presencia en las dos principales casas de subasta del mundo han sido:

Wang Qingsong, Hubei, 1966; fotógrafo; vive en Beijing.

Ai Weiwei, Beijing, 1957; artista, comisario artístico de exposiciones, diseñador arquitectónico, activista y comentarista cultural; vive en Beijing.

Song Dong, Beijing, 1966; trabaja habitualmente con las técnicas de la fotografía, el vídeo y les instalaciones, vive en Beijing.

Yue Minjun, Daqing, Heilongjiang, 1962; pintor; vive en Beijing.

Zeng Fanzhi, Wuhan, 1964; pintor; vive en Beijing.

Los criterios para la selección obedecen sobre todo a dos premisas. En primer lugar, la visibilidad de los escogidos en las grandes exposiciones y bienales artísticas internacionales. En segundo término, por su cotización y/o presencia en las principales casas de subastas. De forma subalterna también he intentado que en la lista apareciesen autores que utilizasen diferentes técnicas artísticas. Los datos recabados provienen de las páginas web de las dos empresas de subastas, que contienen información sobre los resultados de todas sus licitaciones así como comentarios y datos sobre las obras y los autores. Dichas páginas son de acceso abierto al público. Los datos recabados incluyen todas las obras de estos cinco artistas subastadas en Christie’s y Sotheby’s hasta el 31 de mayo de 2010. Estas obras suponen en cuatro de los cinco casos analizados entre el 50% y el 60% de las subastadas por ellos en todo el mundo (en el quinto caso, hablamos del 33% de su obra subastada en todo el mundo).

Los principales datos

En primer lugar, cabe destacar que Christie’s comienza a licitar obras de estos cinco artistas de forma regular a partir de 2005, aunque desde 1998 se pueden encontrar de forma puntual algunas obras adjudicadas. En el caso de Sotheby’s, encontramos obras de estos cinco artistas a partir de 2004, aunque será a partir de 2007 y 2008 cuando la presencia será mucho más importante. Las frías cifras de los datos recogidos indican que Yue Minjun, con 136 obras subastadas, y Zheng Fanzhi, con 114, son los dos de los que más se han vendido en estas dos empresas. En un segundo grupo se incluirían Wang Qingsong y Ai Weiwei, con cifras más modestas de 45 y 25 obras, respectivamente. Por último, un artista como Song Dong tan solo ha visto adjudicadas tres de sus obras en estos años, debido a las especiales características de su producción artística (a menudo acciones realizadas en un espacio y un tiempo determinados, que tan sólo pueden ser plasmadas y posteriormente comercializadas a través de la fotografía).

Zheng Fanzi ostenta el récord de precio pagado por una obra de arte chino contemporáneo en una subasta, los más de 9,7 millones de dólares que costó a un postor anónimo el cuadro Mask Series 1996 Nº. 6 (1996). El martillo cayó el 24 de mayo de 2008. Desde entonces, la crisis económica ha evitado que resonará con tanta fuerza, pero desde luego no se ha quedado detenido. De estos y otros muchos datos recopilados en la investigación, he perfilado una serie de patrones que las dos empresas de subastas parecen interesadas en difundir, con el objetivo, lógicamente, de mejorar sus ventas, pero que al mismo tiempo contribuyen a ofrecer una determinada imagen tanto de los artistas como del arte contemporáneo chino al que pertenecen. Dichos patrones son estos:

– El interés de vincular siempre que es posible la obra y el autor con la tradición china

– El interés por vincular también la obra y el autor con algún referente occidental

– El interés por resaltar la carga de crítica supuestamente contenida en la obra, con especial atención a la crítica política y también la social

– El interés por aprovechar y destacar algún momento especial del autor o del país, insertando de paso la obra y el artista en los procesos globales de la cultura contemporánea

– El interés por resaltar una determinada técnica, para dotar de un especial valor estético a la obra

Algunos ejemplos

Algunos ejemplos bastarán para entender de qué estamos hablando. En la obra de Zeng Fanzhi, Mao (2002), un retrato en primer plano del rostro de este dirigente desdibujado con técnicas de pincel, leemos en la nota del lote preparada por los especialistas de Christie’s que “It is through such experiments as these [técnica de dos pinceles en una mano] that Zeng incorporates distinctly Chinese aesthetic practices in his oil paintings, highlighting the difference between Western and Eastern practices”. Se vincula así al autor con la tradición china y, al mismo tiempo, se exalta una determinada técnica pictórica.

Otro ejemplo muy claro es la escultura Untitled (2006), de Ai Weiwei, adjudicada el 25 de junio de 2009. Representa un icosaedro con 12 caras pentagonales y ocho hexagonales, a modo de pelota de fútbol. En la nota de catálogo se vincula la obra con los diseños de Leonardo da Vinci publicados en el libro del matemático y fraile Luca Bartolomeo de Pacioli, De Divina Proportione (1509). Debajo, se explica cómo el artista diseñó primero su escultura a partir de un juguete de su gato, y como a posteriori encontró una foto de los dibujos de Leonardo con diseños parecidos. Quizás por eso, las dos obras similares que realizó en 2006 y 2007 y que han pasado por Sotheby’s llevan nombres diferentes (Untitled y Divina Proportion). La ocurrencia del artista, pues, es debidamente aprovechada para hacer una conexión de alto nivel cultural con la tradición occidental.

Otro ejemplo lo encontramos en las notas de catálogo de la obra Mask series No. 25 (1995), de Zeng Fanzhi. Aunque se afirma que el autor no admite la intención de crítica política en su serie de pinturas con máscaras, los especialistas la introducen con los argumentos que sean: “Although Zeng’s focus was on interpersonal relationship, the Mask series also reflects –perhaps unintentionally so- the control of the State on personal freedom within China at the time”.

En el caso de la información facilitada de la obra Untitled (1998), de Zeng Fanzhi, subastada el 19 de octubre de 2008 en Christie’s, de entrada se opina que “As the urban landscapes of Beijing is transformed by de 2008 Olympic Games, the creations of Chinese avant-garde artists from the 1990s seem all more extraordinary and prophetic”. También la obra de Wang Qingsong, Follow me es explicada en el contexto de su año de creación (2003), “the year after Beijing was confirmed as the site of the 2008 Olympics”, exaltando un momento importante para su país como argumento de interés, si bien es cierto que en este caso en la pizarra que aparece a la fotografía hay alguna frase escrita relativa a la designació.

Conclusiones

Finalmente, todos estos datos han sugerido y permitido adentrarnos en los problemas que está haciendo aflorar esta exitosa irrupción durante el siglo XXI del arte contemporáneo chino en el mercado globalizado. La escalada de precios y su mercantilización hacen, por una parte, que surjan dudas sobre el carácter especulativo del fenómeno (incluidas acusaciones del uso de técnicas fraudulentas para manipular los precios en las licitaciones), sobre la verdadera valía artística de muchos de sus integrantes y sobre la calidad y el nivel general de las obras que se están produciendo últimamente. Por otra parte, y ligado a este último aspecto, se levantan las primeras voces críticas por los problemas que comporta la rapidez con que se está produciendo el fenómeno, una velocidad que impide su correcta apreciación y racionalización por parte de historiadores y críticos del arte, hecho que no contribuye a tener claro qué senderos recorre el arte contemporáneo chino.

Enlace permanente con mi trabajo de investigación en que se basa esta entrada: http://hdl.handle.net/10609/2721

Enlace permanente de esta entrada: http://wp.me/pO2mg-8q

9 pensamientos en “Arte contemporáneo chino (y II): venderse al mejor postor

  1. Pingback: Mi blog sobre Asia Oriental llega a las 50.000 páginas vistas | Enric Gil Meseguer

  2. Pingback: Llegamos a las 50.000 páginas vistas | CON MI SOMBRA SOMOS TRES

  3. Estimado Enric, te escribo desde el futuro (Noviembre del 2012) para felicitarte por este fantástico post de investigación que he encontrado casi por casualidad y que me ha dado bastantes claves sobre el mercado del arte chino.

    • Gracias por el comentario, Julio. Aunque han pasado un par de años desde que hice el estudio, verás que intento mantener el post un poco actualizado con algunas ediciones posteriores. Creo que en conjunto las dos entradas siguen siendo un buen punto de partida hacia el arte contemporáneo chino

    • Gracias, Pilar, por tu amable comentario.

      Tu blog me ha parecido también realmente interesante. Una de las cosas que más me agradan de estos comentarios es que muchas veces me pasais enlaces que me permiten ver trabajos realmente encomiables, y el tuyo lo es. En cuanto pueda enlazaré algunas de tus imágenes en mi apartado “Imágen temporal” con el link a tu página para que otros también puedan disfrutarla. Felicidades también. Un saludo

      Enric Gil

      • Muchas gracias Enric por tus comentarios hacia mi blog y mi trabajo de hormiguita🙂

        Invitado estás siempre que lo desees a comentar o enlazar lo que quieras de él.

        Un cordial saludo, Pilar.

  4. Muy interesante tu articulo…nunca me dejaran de sorprender en todo lo que hacen…los comparo con hormiguitas..ellos lo hacen todo exaustivamente.no dejan un cabo suelto.,tienen disciplina y un intelecto que nos supera a veces..

    Besos.
    Mar

    Suerte en el concurso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s