Claroscuros para la reflexión: el tratamiento informativo del terremoto de Japón

El terremoto y posterior tsunami que se han producido hace unas semanas en Japón, y que han desencadenado una grave crisis nuclear, ofrecen contrastados claroscuros en el tratamiento periodístico que se ha hecho en Occidente del primer gran seismo mediático en aquel país. Casa Asia ha organizado  hoy una mesa redonda sobre el tratamiento informativo en los medios de comunicación del terremoto de Japón. Incluido dentro del programa del congreso Media 140 sobre tecnología digital, periodismo y comunicación, celebrado en Barcelona, los ponentes han sido los profesores universitarios Guillermo Martínez Taberner, Marta Ballada y Daniel Madrid.

Los ponentes de la mesa redonda sobre el tratamiento periodístico de la crisis del terremoto en Japón (izq. a der.): Guillermo Martínez, Marta Ballada y Dani Madrid

El profesor Guillermo Martínez Taberner (Estudios de Asia oriental, Universidad Pompeu Fabra) ha puesto el marco de los acontecimientos: una crisis múltiple, dinámica y multimedia. Múltiple porque ha tenido tres frentes, el propio terremoto, el tsunami y la crisis nuclear. Dinámica porque los acontecimientos se han ido desarrollando hasta hoy mismo. Y multimedia porque ha sido seguida, descrita, analizada, interpretada, visualizada y conformada a través de múltiples medios; convencionales y no convencionales; profesionales o aficionados; en web, en redes sociales o en blogs…

Para Martínez Taberner, tres factores han distorsionado la cobertura informativa del suceso: el hecho de que Japón sea la tercera economía mundial impulsó de entrada la información alrededor de la repercusión económica que podía tener en el mundo un desastre semejante; más tarde, la irrupción de la crisis nuclear polarizó la información, mientras los medios occidentales informaban de un accidente grave cuando todavía no lo era, los medios japoneses tendían a la contención y la ocultación. En España, además, se vinculó este aspecto con la situación local de nuestras centrales nucleares.

Por otra parte, la cercanía de determinadas muestras de la cultura japonesa, como el manga o el cine (muestras del denominado soft power del que se sirve Japón para ‘exportarse’ al mundo) ha provocado una empatía mayor con la situación del país, contribuyendo también a la distorsión del producto informativo: mayor cobertura que en otras tragedias similares en la zona o un cierto énfasis en informaciones culturales accesorias y posiblemente prescindibles.

Los japoneses no lloran…

Dani Madrid, periodista de TV3 y profesor de medios de comunicación en Asia oriental en las universidades Autònoma de Barcelona y Pompeu Fabra, consideró tres retos para la cobertura informativa de la crisis en Japón. Primero, el hecho de ser una catástrofe natural en un lugar lejano a nosotros. Segundo, la parte nuclear del tema y la falta de formación de muchos periodistas en ese campo específico. Y tercero, el país en sí, el énfasis de hablar de Japón, de transformarlo en objeto e incluso de estereotiparlo y orientalizarlo en cierta manera, pese a que es la tercera economía del mundo y comparte muchos de los rasgos de nuestras sociedades.

En este sentido, Dani Madrid ha puesto ejemplos de las prácticas informativas deficientes en determinados momentos, como aquellos diarios que en la primera edición tras la catástrofe titulaban “Fin del mundo” o “Apocalipsis” y que días después, tras conocerse el alcance real del terremoto y el tsunami, y con el añadido de la crisis nuclear, se quedaron sin palabras para encabezar la portada porque tras el fin del mundo… ya no queda nada (bueno, tal vez el juicio final a TEPCO). El diario belga que el primer día había titulado “Apocalipsis”, días después optó por dejar la noticia de la gravedad de la crisis nuclear para el interior de sus páginas y abrir con un tema muy local.

En otro titular se pudo leer: “Una nube radioactiva procedente de Japón llega a California este viernes”. Por supuesto, la supuesta radioactividad de la nube era inapreciable, como se leía después en un texto que por tanto no se correspondía con su titular. El mismo diario español tituló también “¿Por qué los japoneses no lloran?”, una pregunta que ya de por sí suena a estereotipo. Por supuesto, los japoneses también lloran…

Mientras tanto, los diarios japoneses, normalmente proclives a la moderación de sus titulares, abrieron el primer día con frases del estilo de “Terremoto de 8,8 grados” o “Gran terremoto en el norte de Japón”.

Por supuesto, luego están las pifias inexplicables, como el hecho de que del incendio en la central nuclear de Onagawa, tras una réplica de más de siete grados, en España se informó con un desfase de siete horas.

La sociedad hiperconectada

Marta Ballada, responsable del departamento de internet y multimedia de Casa Asia y profesora de comunicación en la universidad Ramon Llull, puso el énfasis en el papel de las redes sociales, que experimentaron un aumento de tráfico muy notable tras el terremoto. Durante la primera hora, por ejemplo, el número de tweets por minuto desde Tokio fue de casi 1200, mientras en el mismo momento, ciudades como Nueva York o Londres no superaban los 800 o 900, y en Barcelona se quedaban en 60. Y en la siguiente semana, el tráfico de páginas como USTREM, que mostraba en directo las imágenes de la televisión pública japonesa, aumentó un 257%, incluidos aquellos que se hacían con parte de las imágenes, las subtitulaban y las subían a youtube, como servicio para que la gente tuviera una idea más clara de lo que estaba sucediendo. También Mixi (el Facebook japonés) registró un aumento del 108% respecto a la semana precedente.

El movimiento de información transmitida por internet y las interacciones a través de las redes sociales tuvieron su impacto en los medios de comunicación. Por ejemplo, The Guardian abrió una sección de tweets agrupados y comentados por un periodista. La CNN aprovechó la coincidencia del terremoto para abrir Open Story, un canal en el que cualquier ciudadano puede colgar una foto o un video geoposicionado y, más tarde, un periodista integra la información y le da sentido. El lema de Open Story es definitorio de su objetivo: “Una historia tiene tantos ángulos como personas involucradas”.

Los tres ponentes han insistido en el hecho de que en una sociedad hiperconectada a la red de internet como es la japonesa, con un uso de la conexión móvil muy elevado y rápido, ha facilitado el intercambio de datos en las redes sociales y las posibilidades de tener fuentes informativas han sido muy elevadas. La información y el matiz del discurso de los medios también ha sido influido por este hecho. Aquí, por ejemplo, cabe destacar las protestas iniciales de los tweets de españoles residentes sobre todo en Tokio, quienes se quejaron por la que consideraron exageración de los medios españoles sobre la gravedad de la situación en la capital en las horas iniciales.

Enlace permanente: http://wp.me/pO2mg-j3

4 pensamientos en “Claroscuros para la reflexión: el tratamiento informativo del terremoto de Japón

  1. Pingback: | media140 Català

  2. Pingback: Simposio internacional «Sociedad, media y tecnología: Japón 11.03.11» en Casa Asia | media140 Español

    • Gracias a ti, Daniela, por leerme. Si te interesa profundizar aún más en la conferencia, tal vez en la web de Casa Asia cuelguen el vídeo, suelen hacerlo con sus actividades (al menos ayer había un par de cámaras grabando la sesión).
      Por cierto, tu blog sobre el aprendizaje del chino me parece muy interesante. Después de aprender durante tres cursos en la EOI y un semestre más en la UOC, confieso que cualquier ayuda es de agradecer. Muchos ánimos y gracias por el mensaje.

      Enric Gil

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s