CINE. Dolls, (Muñecas, 2002) de Takeshi Kitano

Algunos creen que, hasta el momento, Dolls (Dooruzu, Muñecas) es la obra maestra de Takeshi Kitano, el polifacético y curioso director japonés. En la senda de El verano de Kikujiro, y muy alejada del cine violento que marca buena parte de la carrera de Kitano, Dolls es una interesante reflexión en clave japonesa sobre el amor y el destino, sobre decisiones erróneas que marcan vidas enteras. Aunque también hay quien la considera un filme sensiblero.

Dolls es una película curiosa desde su inicio, cuando se nos permite asistir a una escena de una representación de teatro Bunraku. La infancia de Takeshi Kitano estuvo estrechamente relacionada con el Bunraku, el tradicional teatro japonés de marionetas, escrupulosamente guiadas por personas que manipulan los muñecos a la vista de todo el público. Los tres componentes del teatro Bunraku son el canto narrativo conocido como gidayû-bushi, que es el responsable de la historia, la interpretación del laúd shamisén, y la manipulación de los títeres. La abuela de Kitano fue una reconocida figura del canto gidayû y el director admira esta modalidad teatral.

Para su película escoge como punto de partida una escena de la obra del maestro del Bunraku Monzaemon Chikamatsu, El correo del infierno, de 1711. Esta obra sigue el perfil de otras del género, el amor prohibido de una pareja que se ve obligada a huir hasta el final, que inevitablemente es el suicidio o la muerte. En el caso de esa obra de 1711, Chubei, un mensajero de Osaka, paga los favores de su amante, la cortesana Umegawa, con el dinero de sus clientes lo que les obliga cuando se descubre el delito a huir hacia la ciudad natal del chico en una marcha que les llevará a la muerte bajo la nieve de las montañas. La escena con la que se abre la película de Kitano pertenece al momento de la huida. En su diálogo, Umegawa pronuncia un excelente prefacio de la película que estamos a punto de ver: “El honor, la gloria y la fortuna no son más que granos de arena escurridizos. Su rastro queda en polvo, desperdigado por los caminos… para que lo pisoteen eternamente”.

Este prólogo introduce, además, la idea de la película como representación teatral: “Gracias al vestuario de [Yohji] Yamamoto –dirá Kitano- conseguimos que fuera una función de marionetas representada por humanos (…) La película empieza en sus horas laborables [de las marionetas], durante su actuación y, cuando finaliza la jornada laboral, descansan solas y empiezan a contar historias”.

Tres historias paralelas

El guión de Dolls mezcla tres historias que tienen en común el estar protagonizadas por tres parejas separadas por una decisión de uno de los dos, y nos desgrana las consecuencias que tienen para ambos miembros de cada pareja esas tres decisiones. Kitano, que también es el guionista, quiso hacer de entrada una película con una sola historia, pero ésta no tenía suficiente extensión y decidió añadir dos más que al final han quedado un tanto subordinadas a la historia inicial, la que protagonizan el joven y prometedor Matsumoto (Hidetoshi Nishijima), muchacho de familia modesta, y su novia de toda la vida, Sawako (Miho Kanno), a la que él abandonará por la presión familiar para que se case con la hija del jefe de la importante empresa donde trabaja.

La decisión lleva a su ex novia al suicidio, que no llega a culminar pero que le produce secuelas graves que la dejan en un estado en el que, perdida la razón, ni habla ni reconoce a nadie. Matsumoto decide plantar a su nueva novia en el altar y cuidar de Sawako, a la que permanecerá unido hasta el final por una soga de color rojo en un largo vagar sin rumbo que les llevara, a través del tiempo (las cuatro estaciones del año) y el espacio (escogidos escenarios naturales del país) hasta su trágico destino. En palabras del profesor de la Universidad de La Laguna, Orlando Betancor, la soga roja “se transforma en un simbólico cordón umbilical, que les convierte en un solo ser, mientras deambulan en busca de un tiempo perdido que no puede volver”.

Ésta y las otras dos historias, de similar perfil, se interrelacionan de forma puntual con fugaces apariciones de fondo o con mínimas interacciones de los personajes de una en las otras. Asimismo, diversos guiños del guión unen la historia principal con la escena inicial de teatro Bunraku, incluida la aparición en el vestuario de los protagonistas de dos kimonos como los que visten las marionetas en aquella primera escena.

Los temas

En esta película de Kitano se sugieren y entremezclan muchos temas. Algunos son su esencia: el destino, el amor, el carácter efímero de la felicidad, la tristeza, el dolor o la muerte. Otros temas son accesorios: la soledad, la incomprensión hacia las personas sin hogar, el abandono y el recuerdo…

Algunos críticos han querido ver en Dolls influencias de directores occidentales como Kieslowski o Bergman. Otros apuntan ciertas similitudes con otras obras de directores japoneses, como Los amantes crucificados (1954) de Kenji Mizoguchi, o Los sueños de Akira Kurosawa (1990) (que también he analizado aquí), en este caso por su atmósfera onírica. Técnicamente, destaca también el acertado uso que Kitano hace de la elipsis y del flashback , así como de la metáfora visual.

En cualquier caso, lo que esta claro es que la película tiene una serie de elementos en clave japonesa, empezando por las referencias al teatro Bunraku. Otros son los que marcan las escenas de las diferentes estaciones del año que van atravesando los protagonistas de la historia principal en su deambular por el fugaz esplendor natural: los cerezos en primavera, el mar en verano, las hojas rojizas en otoño y la nieve en invierno. “Para los japoneses –explica Kitano- los cerezos representan lo efímero, apenas florecen caen deshojados. El color rojo de la montaña en otoño nos recuerda las hojas [de los arces] que están a punto de caer y morir. La nieve también tiene su sentido”. El color le sirve a Kitano para establecer puentes entre la belleza del paisaje, el esplendor efímero de la Naturaleza y la muerte que ronda a los protagonistas. El director explica también como quiso explotar en esta película el mundo de los colores (“en mis obras anteriores dicen que predomina el color azul”).

Conclusión

“Hay varias explicaciones del color –sigue argumentado Kitano- pero también está bien no buscarle explicación. Uno puede simplemente disfrutar de la belleza visual, como el mar o las flores. Y otros pueden buscar su significado. Ambas actitudes permiten disfrutar de la película”. Estoy de acuerdo, Dolls es una obra sumamente abierta que invita a adentrarnos en ella desde muchos ángulos e interpretaciones, un filme extraño y que invita a pensar sobre la vida.

________________

FUENTES:

– Material extra añadido en el vídeo original (entrevistas a los protagonistas principales y a Takeshi Kitano)

– BETANCOR, O. (2011). “Los aciagos designios del destino, en el filme Dolls de Takeshi Kitano”. Revista destiempos, nº 31, pp. 43-55. [En línea, http://www.destiempos.com/ ]

– STEPHENS, CH. (2004). “Dolls”. Film comment, nov/dic. 2004; 40, 6, p. 72

8 pensamientos en “CINE. Dolls, (Muñecas, 2002) de Takeshi Kitano

  1. Pingback: Dolls, de Takeshi Kitano | Cine Para Compartir

  2. Pingback: Sesión 4 Dolls (Takeshi Kitano, 2002) | Cátedra de Cine Luis Alberto Álvarez

    • Gracias a los responsables de la Cátedra de Cine Luis Alberto Álvarez, dependiente de la Universidad Nacional de Colombia, por incluir esta entrada en su programa docente. Es un honor participar de su actividad académica.

  3. Es la primera película que he visto de Kitano y se ha convertido en una de mis favoritas, precisamente por la delicadeza de las distintas tramas de los personajes, y por la fuerza visual de las imágenes, para mí, un uso muy brillante del color.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s