Ni mafia ni (sólo) china: una reflexión sobre el tratamiento informativo de la Operación Emperador

La denominada Operación Emperador contra una importantísima red de blanqueo de dinero y evasión fiscal ha dañado con fuerza la imagen de la comunidad china en España. El desacierto al utilizar con profusión por parte de los medios de comunicación la expresión ‘mafia china’ para referirse al grupo encabezado por Gao Ping debería procurar una reflexión sobre cómo se tratan aquí los temas relacionados con la nueva ciudadanía. Por desgracia nuestra visión de hoy no está tan alejada de la que ahora nos hace sonreir al ver carteles como el de esta película de 1961.

Cartel de la película El terror de la mafia china

El Diccionario de la Lengua Española define en su segunda acepción la palabra mafia como “cualquier organización clandestina de criminales”. Es una definición tan vaga que cualquier grupo de delincuentes, al ser por definición clandestino y formado por criminales, podría ser catalogado de mafioso. Es inaudito que el diccionario de la RAE no delimite mejor este vocablo. Me convence más la definición que da el Diccionario de la Lengua Catalana. Traduzco: “Asociación de carácter criminal que utiliza métodos de represión e intimidación en defensa de intereses privados y que se mantiene gracias al miedo y a los prejuicios de la población”.

En el asunto de la trama encabezada por Gao Ping, se ha utilizado profusamente la expresión ‘mafia china’ para denominar al grupo principal de presuntos delincuentes responsables. Sin embargo, desde el primer momento aparecieron implicados junto al grupo de ciudadanos de origen chino un buen número de personas de origen español sin los cuales la trama no habría funcionado, gracias también al descuido obvio de los responsables del control de fronteras. Y más adelante, incluso se ha rebajado el papel de la trama liderada por Gao Ping a una cliente más en una trama europea de mucho mayor calado encabezada presuntamente por el ciudadano belga François Leiser, junto a su hombre de contacto en España, el melillense Isaac Cohen. Por tanto, si se calificó con el adjetivo de china a la presunta ‘mafia’, ya de entrada no era un término demasiado ajustado a la realidad.

Por otra parte, el término ‘mafia china’ tiene un significado muy grave entre los ciudadanos chinos, aquí o en su propio país, y comporta, entre otros, miedo a extorsiones, chantajes y presiones que, en palabras de Julia Zhang, directora de la Asociación Cultural Nihao, no se corresponde con la realidad que viven en España los ciudadanos de origen chino. “Lo de la mafia china se debería eliminar totalmente de los reportajes, yo llevo diez años aquí y jamás he oído hablar de ningún negocio chino que haya tenido que pagar una extorsión” – explica Zhang de forma muy gráfica en este programa de La hora de Asia (RNE) dedicado al tema. Advierte que desde China, su familia se preocupa por algo que aquí no es real.

Las informaciones sobre la nueva ciudadanía

Una de las reglas de oro del periodismo para el tratamiento informativo de la inmigración es la que pide no tratar a las personas inmigradas como un colectivo homogéneo, sino teniendo en cuenta su diversidad. Dichos colectivos suelen ser tan poco homogéneos como la sociedad que los acoge, y cuanto más tiempo pasa mayor es la diversidad, sin duda. Si se utiliza la expresión ‘mafia china’ muchas personas tenderán a identificar la parte por el todo.

Por supuesto que hay delincuentes de origen chino, como los hay españoles, pero la palabra mafia sugiere algo más oscuro e intrincado y dispara el imaginario popular hacia los tópicos sobre los ciudadanos chinos que no debemos alimentar y que ya están demasiado extendidos (Julia Zhang ha dado clases de cultura china a la policía española y recuerda que incluso los mismos policías comparten los prejuicios y estereotipos sobre los ciudadanos de origen chino). La mayor parte de estos ciudadanos son honrados, como la mayor parte del resto de habitantes de este país. Se deben evitar los enfoques que sitúen líneas divisorias entre unos y otros puesto que la sociedad somos todos.

El tema no es baladí, Zhang y otras fuentes hablan de las consecuencias de todo esto: descenso e incluso ventas nulas en algunos negocios de sus compatriotas tras el escándalo en la prensa; insultos a los niños, a los que se trata de hijos de mafiosos; pancartas… Esperemos que sea temporal, pero es muy fácil en momentos así retroceder gran parte de lo que se ha avanzado con gran dificultad en temas de esta naturaleza.

Coincido con Ángel Villarino, el autor del libro ¿Adónde van los chinos cuando mueren? que desmonta los tópicos alrededor de este colectivo, en que sería más propio en este caso hablar de un fraude fiscal de un importador que no paga todos los impuestos que debe pagar, o de un evasor de dinero, y no de mafia china. Otras expresiones como ‘trama’, ‘red de blanqueo’ o ‘fraude’, si se quiere personalizado con el nombre de su principal dirigente, Gao Ping, serían más afortunadas para designar este caso. De hecho, se advierte una cierta tendencia hacia la utilización de este tipo de expresiones en las informaciones periodísticas a medida que pasa el tiempo, aunque sin abandonar del todo el uso de la desafortunada expresión alusiva a la mafia.

El problema no ha pasado inadvertido ni para el Gobierno chino, que a finales de noviembre envió una delegación diplomática para pedir a las autoridades que en sus comunicaciones diferenciaran claramente a los protagonistas de la trama delictiva para que no se identifiquen al resto con la mafia.

ENLACES:

Encuesta del portal Iberchina sobre la Operación Emperador

– Artículo publicado en el portal del Grupo de Investigación Interculturalidad de Asia Oriental – INTER ASIA: “Estereotipos y racismo en la cobertura del operativo policial”

Entrevista a Julia Zhang en Periodista Digital TV (en video)

//

2 pensamientos en “Ni mafia ni (sólo) china: una reflexión sobre el tratamiento informativo de la Operación Emperador

    • Gracias Xavier, interesante artículo también, lo enlazo al final de mi texto ahora mismo. Como sugieres, un estudio de mayor calado sobre el tratamiento informativo de este caso extraería, sin duda, interesantes conclusiones, entre otras cosas porque el caso se está prolongando en el tiempo y ofrece abundante material de análisis.

      Permíteme añadir que conozco vuestro trabajo académico en INTER ASIA desde que cursé la carrera de Estudios de Asia oriental y siempre me ha parecido de un gran valor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s