Y los Juegos son para… Tokio

En 1964 Japón se reincorporó al mundo. Tras superar la derrota y la ignominia del papel del malo de Asia en la Segunda Guerra Mundial, la nación japonesa organizó unos Juegos Olímpicos, los de Tokio 64, que sirvieron de antesala al milagro económico que transformó aquel país en el que hoy conocemos. Este fin de semana, Tokio ha vuelto a recibir una nominación olímpica, la de 2020.

 Logos de los JJOO de Tokio 64 y de la candidatura de 2020

Nada es baladí en el Comité Olímpico Internacional. Japón recupera para Asia una cita olímpica (de unos Juegos de verano), y lo hace cuando todavía resuenan los ecos de los Juegos de 2008 en Beijing. Nada es azar en una decisión así: desde hace unos años está en juego el equilibrio estratégico internacional en la zona (e incluso más allá), con China y Japón como protagonistas más destacados. China aprovechó muy bien sus bazas y su oportunidad en 2008 y dio un mensaje al mundo de eficiencia y poderío, certificando su candidatura a ostentar la hegemonía en Asia.

Así las cosas, se me antoja que equilibrar de nuevo las oportunidades con otros Juegos para Japón no es nada anecdótico. Japón es el tradicional aliado de Estados Unidos en la zona desde el fin de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación, y después de la desaparición de la Unión Soviética, muchos analistas consideran que será en Asia donde se decidirá el destino de la hegemonía norteamericana.

De 1964 a 2020

Si las de 1964 supusieron el regreso de Japón a la comunidad internacional -en palabras de Ian Buruma escritas en su libro La creación de Japón, 1853-1964 (fíjense en la fecha de cierre de dicha ‘creación’)- estas Olimpiadas que organizará la misma ciudad de Tokio en 2020 pueden ser las del cierre del ciclo negativo que empezó su economía y su sociedad en la década de 1990.

Una década de euforia, la de 1980, con plena ocupación, salarios altos e inflación controlada hizo multiplicar el índice Nikkei de la bolsa por tres entre 1986 y 1989 y disparó el precio de la vivienda. A principios de la siguiente década la burbuja estalló, provocando que la bolsa perdiera casi tres cuartas partes de su valor, que el mercado inmobiliario se colapsase y que las grandes compañías, al igual que las familias, pospusiesen sus planes de inversión y sus gastos (¿les suena?). La crisis de las divisas a partir de 1997 en Asia y el tsunami y la posterior crisis nuclear de Fukushima de 2011 no han mejorado precisamente el panorama en estos años.

Japón entró en una espiral que ningún gobierno supo atajar, una crisis que, aunque no ha impactado excesivamente en los niveles generales de bienestar, sí ha sumido al país en una dinámica de crecimiento lento, de deuda y de deflación que sólo ahora parece estar en situación de superar. Tal vez los Juegos de 2020 sean el broche final de la tan ansiada recuperación de otra de las locomotoras de la economía mundial.

Más negocio que deporte…

En todo caso, los Juegos en Tokio serán un gran negocio, supondrán movimientos muy importantes de inversiones y de capital (el 59% del total de instalaciones necesarias aun no existen, incluídos varios estadios y la villa olímpica) y, además, conociendo el poderío de las industrias japonesas relacionadas con la electrónica, pueden ser una fuente de sorpresas tecnológicas. Unas empresas multinacionales, por cierto, que han estado apoyando la candidatura con todo su peso e influencia junto al Gobierno japonés. Sin duda, Tokio era un rival demasiado poderoso e influyente para Madrid…

PS: Si tienen la ocasión, no se pierdan el prólogo del libro de Ian Buruma que he citado en el texto, explica muchas cosas de aquellos primeros Juegos Olímpicos de Tokio 64, así como de la sociedad que los organizó y de lo que significaron entonces para el orgullo de los japoneses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s