El blog

¿De qué va esto?

Es innegable el auge que el continente asiático ha tenido en las últimas décadas. Países como la RP China han realizado avances en su desarrollo de tal magnitud que, vistos ya con cierta perspectiva, sorprenden a todos. Pero no es sólo China, también Japón, Corea, Taiwan… sin duda estamos ante una de las regiones más activas del planeta en estos momentos, y no sólo en materia económica y de negocios. Sin duda, el auge de estos países en la economía mundial ha iluminado aspectos que en el último siglo habían permanecido cuando menos entre las sombras. ¿Quién había visto una película china o leído una novela japonesa hace algunas décadas? Pocos, ciertamente. Eso ha empezado a cambiar, sin embargo la visión orientalista que nuestra perspectiva occidental ha superpuesto sobre Asia durante los últimos 200 años ha llenado de tópicos nuestra mirada hacia el otro. El intento de Occidente de dominarlo todo se sirve de un discurso apropiado a tal fin que rebaja al sometido a la categoría de simulacro, estereotipo o imitación -formulados bajo la apariencia de juicios científicos- que describen de forma limitada ese Oriente de valores supuestamente opuestos e inferiores a los occidentales, y en consecuencia al que hay que dominar y tutelar.

Como decía Edward Saïd, el orientalismo es un estilo occidental, un discurso, “a través del cual la cultura europea ha sido capaz de manipular –e incluso dirigir- Oriente desde un punto de vista político, sociológico, militar, ideológico, científico e imaginario”. Pues bien, ha llegado el momento de retirar ese velo de nuestros ojos y ver las culturas de Asia oriental en su riqueza, de apreciar las aportaciones de los miles de años de historia que acumulan a sus espaldas, de gozar de puntos de vista sobre la vida diferentes al nuestro, y de hacerlo sin complejos. Y qué mejor forma de acercarse a ello que analizando y descubriendo lo que llega a nuestro alrededor, lo que se nos deja ver de Asia. Ojo, también en la selección hay un sesgo que debemos descubrir y conocer, pero en definitiva, después hay que aprovechar lo que de aquellas sociedades y culturas llega hasta nosotros para saber un poco más de estas civilizaciones fascinantes, tal vez para cambiar nuestros modos de vida, o tal vez para adoptar algunas de sus formas de afrontar la existencia. En todo caso, siempre es una excelente oportunidad para cultivarse y ampliar nuestro círculo de visión, en definitiva, para seguir viviendo más libre.

Como dijo el fundador del taoismo, Laozi: “Saber que no se sabe, lo mejor; creer que se sabe sin saber, un mal” (Daodejing, 71, trad. Iñaki Preciado)

Este blog es el fruto de mi seguimiento del curso Iniciació a internet i la web 2.0 (Iniciación a internet y a la web 2.0), cursado online en la UOC durante el mes de febrero de 2010. Si quereis saber algo más sobre el título de este blog, al final de esta página teneis un enlace.

Este blog participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces a Amazon.es. En ningún caso este programa decide de qué se habla aquí. Tan sólo se ofrece el enlace cuando algo de lo que se habla aquí puede adquirirse a través de aquel portal. Si te aportó algo este blog, colabora a través del enlace que hay en la columna lateral de la derecha.

//