LIBROS. El problema de los tres cuerpos (2006), de Cixin Liu

Mis reseñas sobre libros mantienen siempre la premisa de no desvelar en exceso lo que en ellos se cuenta, simplemente intento dar claves de interpretación del texto y de las culturas de Asia Oriental. En este caso, este imperativo se hace mucho más necesario porque El problema de los tres cuerpos es una novela de ciencia ficción por la que el lector debe dejarse sorprender. Por ello, me voy a limitar a enmarcar algunos aspectos de la obra, y a comentar lo necesario sin desvelar lo esencial. Vaya por delante que la obra del escritor chino Cixin Liu es una novela con gancho.

portada

Edición utilizada:

CIXIN, L. (2016). El problema de los tres cuerpos. Barcelona: Ediciones B (col. Nova)

Novela de Ciencia Ficción. Original de 2006. Traducida del chino por Javier Altayó.

Valoración personal (sobre 5): una novela del género bien construida y que engancha (3,5)

Cixin LiuCixin Liu (Yangquan, RP China, 1963) es uno de los autores chinos de ciencia ficción más exitosos del momento. Ingeniero de profesión durante años, trabajó en una central eléctrica antes de dar el salto a la literatura. Sus primeras obras datan de principios de la década de 1990 y desde entonces su reputación en China es muy alta dentro del género de la ciencia ficción, aunque el reconocimiento fuera de Asia ha tenido que esperar hasta el 2015, cuando esta novela recibió el premio Hugo, el más importante del género en Occidente.

Ciencia, sociología e imaginación

De entrada, hay que advertir que El problema de los tres cuerpos es la primera parte de una trilogía que se completa con otras dos obras ya publicadas pero todavía no editadas en España. Según me informa el Departamento de Edición de Ediciones B, el segundo volumen (Dark forest) y el tercero (Death’s end) tienen previsto publicarlos este 2017, aunque todavía no tienen fechas concretas.

La obra de Cixin Liu suele centrarse en el futuro de la humanidad y en el papel de China y de los chinos en ese futuro. Esta primera parte de su trilogía va por estos derroteros. Cixin Liu establece una inteligente trama a partir de varios principios y teorías matemáticas, físicas y sociológicas, que suele exponer al lector con profusión de detalles científicos y que combina con notable pericia gracias a su arsenal de recursos literarios. Aunque hay momentos en los que más parece que estemos leyendo un número de Investigación y Ciencia, hay que aclarar rápidamente que el autor hace descender los conceptos hasta el terreno divulgativo que la trama exige. Por este lado no veo mayor problema.

Este es uno de los puntos fuertes de Cixin Liu, se maneja con soltura entre las teorías científicas, los números, la física e incluso la sociología. Otra de sus fortalezas es la creación de escenas y su combinación para dar un ritmo atractivo a la novela. Hay un par de escenas realmente espectaculares en la parte final del libro que estremecen al leerlas. Por contra, salvo excepciones, flojea en la creación de personajes, a los que supedita casi totalmente al desarrollo de la trama. Por ello suelen ser personajes poco matizados, no más allá de lo que exige su participación en la trama.

Historia de China

Uno de los alicientes añadidos que puede tener la lectura de la trilogía para los lectores occidentales puede ser la ubicación de la trama o la referencia dentro de la narración a diversas etapas de la historia china, tanto la antigua como, sobre todo, la moderna. En este apartado destacan las primeras cincuenta páginas, que se ambientan en el período de la Gran Revolución Cultural Proletaria (1966-1976), uno de los períodos más brutales del mandato de Mao.

Con el telón de fondo de las pugnas internas del Partido Comunista Chino, Mao incitó a las masas a movilizarse contra los “partidarios del camino capitalista” que traicionaban los ideales revolucionarios. En la práctica, tras su fracaso en la anterior etapa del Gran Salto Adelante, Mao se vio apartado de las tareas de gobierno, aunque conservara los cargos de presidente del partido y de la Comisión Militar Central. En busca de la restauración del poder perdido, Mao alineó a las masas contra sus enemigos internos en el partido y contra los intelectuales que les apoyaban. El resultado fue una gigantesca persecución, una locura colectiva a gran escala, que derivo en muertes o, en el mejor de los casos, el ostracismo de millones de personas. Al final, Mao incluso se vio obligado a frenar el movimiento dada su radicalidad y amplitud.

Esa primera parte de la novela se ambienta con destreza en este período. Otros momentos de la historia del país pasan también por las páginas de esta novela, pero ya son más tangenciales. Pese a ello, la edición ha hecho un trabajo magnífico ya que siempre van apoyados por concisas notas explicativas a pie de página que ayudan a su comprensión. Y no sólo en esto destaca la edición ya que la traducción es directa del chino, y se nota (la firma Javier Altayó). Por todo ello, el contenido puesto en manos de los lectores por Ediciones B suple con creces el discreto diseño y la modesta apariencia del libro, más cercano a las colecciones de bolsillo que a cualquier otro tipo.

También llama la atención el hecho de que una trama planetaria bascule alrededor de un policía y un puñado de científicos chinos, algo a lo que en Occidente no estamos demasiado acostumbrados… Pero les aseguro que funciona, Cixin Liu consigue que sea creíble, y el progreso de la RP China en las últimas décadas hace el resto.

Conclusión

Una interesante novela que los entendidos en el género clasifican dentro de la denominada hard science fiction, ese tipo de novelas preocupadas por la precisión científica de sus argumentos y por los detalles técnicos. A mí me ha recordado al mejor Arthur C. Clarke, el de 2001: Una Odisea Espacial y, sobre todo, de Cita Con Rama. Una primera entrega que se lee con gusto y que promete de cara a las dos por llegar. El premio Hugo que ganó en 2015 reconoce sin duda su valía. Recomendable sobre todo para los amantes de la Ciencia Ficción. Eso sí, no lea absolutamente nada de su argumento, déjese sorprender. Lo agradecerá sobremanera.

LIBROS. El guardián, el poeta y el prisionero (2014), de Lee Jung-Myung

Mezclar en una misma obra géneros tan dispares como la novela negra, la biografía, la poesía o la guerra y que el resultado final sea coherente no está al alcance de cualquier pluma.  El coreano Lee Jung-Myung, uno los escritores más populares actualmente en su país, engarza un texto correcto y entretenido alrededor de la figura histórica del poeta Yun Dong-ju. Capítulo aparte merece la edición en castellano de Grijalbo: aunque publicar en España literatura coreana merezca siempre un reconocimiento, este libro se podría haber editado mejor.

Portada

Sigue leyendo

LIBROS. Flores de verano (1947-1949), de Tamiki Hara

“Le debo mi vida a un retrete”. Así justificó el escritor japonés Tamiki Hara (1905-1951) su supervivencia a la bomba atómica en Hiroshima el 15 de agosto de 1945. Lo dejó escrito en Flores de verano (Impedimenta), uno de los tres relatos breves que componen el volumen del mismo título publicado por Impedimenta. Aquel día, a las 8.15 de la mañana, todos los instantes que vivían los ciudadanos de Hiroshima perdieron su banalidad y se convirtieron en decisivos para el resto de sus vidas y para la Historia.

Portada de la edición de Impedimenta de "Flores de verano" Sigue leyendo

LIBROS. La fortaleza asediada (1947), de Qian Zhongshu

El amor es como una fortaleza asediada, los que están fuera desean entrar mientras que los que están dentro, con el tiempo, desean justo lo contrario, salir. Este dicho francés da título a la que para algunos es la mejor novela china del siglo XX, La fortaleza asediada, de Qian Zhongshu. Uno se espera que en los libros de literatura a una novela así se le dediquen algunas páginas, pero aquí nos topamos con la primera sorpresa. En mi manual universitario de literaturas de Asia oriental de los siglos XIX y XX se le dedican dos líneas. Todo tiene su motivo y su razón, pero de entrada sepan que, efectivamente, nos encontramos ante una de las novelas más importantes de la literatura china del siglo pasado.

Portada de la edición de anagrama Sigue leyendo

“Hambre y soledad, mis musas” (Mo Yan, Nobel de literatura 2012)

El escritor chino Mo Yan ha ganado hoy el premio Nobel de literatura. Desde hace años su nombre sonaba para el galardón. Sin duda es uno de los escritores chinos vivos más interesantes actualmente. De origen muy humilde, su literatura está influida por ese entorno rural marcado por grandes hambrunas y adversidades, pero también por la sorprendente vitalidad de las gentes que convivían en aquella aldea, Gaomi, que luego inmortalizaría en una de sus obras más conocidas, Sorgo Rojo. El Nobel de Literatura siempre es una alegría, pero hoy confieso que me he alegrado especialmente.

Sigue leyendo

Supervivientes de Hiroshima y Nagasaki visitan Barcelona para reivindicar un mundo libre de armas nucleares

Un grupo de diez supervivientes de los bombardeos nucleares en Hiroshima y Nagasaki en 1945 han visitado hoy Barcelona. Han llegado a bordo del barco Peace Boat para divulgar su testimonio con un mensaje de paz y en contra de las armas nucleares. A la sombra de una nueva tragedia relacionada con la energía nuclear en su país, estas personas más que septuagenarias han advertido del horror que vivieron, un horror que ha impregnado hasta nuestros días parte de la cultura japonesa. Veamos cómo.

Sigue leyendo

Murakami y yo

A Haruki Murakami le han concedido un premio en Catalunya y creo que ha llegado el momento de hablar de él. Estoy convencido que Murakami y yo somos muy parecidos. Lo sé desde que le oí explicar cosas como lo que sentía respecto a su afición por correr, por entrenar larga distancia y por disputar carreras de fondo. No he necesitado leer el libro que publicó hace poco en España sobre ello, como corredor y hombre de letras ya sé lo que debe explicar. Además, después de leer bastantes de sus novelas intuyo que nuestra percepción de la vida, desde la soledad del corredor/escritor de fondo que vive acompañado de su mundo, conectaría de inmediato. Permítanme, deseo hablar de Murakami, me cae bien y escribe cosas que aún me sorprenden. Con su permiso…

Sigue leyendo