LIBROS. La fortaleza asediada (1947), de Qian Zhongshu

El amor es como una fortaleza asediada, los que están fuera desean entrar mientras que los que están dentro, con el tiempo, desean justo lo contrario, salir. Este dicho francés da título a la que para algunos es la mejor novela china del siglo XX, La fortaleza asediada, de Qian Zhongshu. Uno se espera que en los libros de literatura a una novela así se le dediquen algunas páginas, pero aquí nos topamos con la primera sorpresa. En mi manual universitario de literaturas de Asia oriental de los siglos XIX y XX se le dedican dos líneas. Todo tiene su motivo y su razón, pero de entrada sepan que, efectivamente, nos encontramos ante una de las novelas más importantes de la literatura china del siglo pasado.

Portada de la edición de anagrama

Edición utilizada:

QIAN, Z. (2009). La fortaleza asediada. Barcelona: Anagrama (col. Otra vuelta de tuerca, n. 3).

Novela. Original de 1947.

Valoración personal (sobre 5): Obra maestra imprescinbible (5).

Qian Zhongshu nació en 1910 en la ciudad de Wuxi, en la provincia de Jiangsu. Debido a sus buenos conocimientos de inglés, logró una plaza en el Departamento de Lenguas Extranjeras de la prestigiosa Universidad Tsinghua de Beijing. Allí conocería a su mujer Yang Jiang, con la que se casó en 1935. Qian y su esposa obtuvieron becas para continuar sus estudios en Europa. En 1938 volvió a China y permaneció en la parte ocupada por los japoneses. En esta época desempeñó trabajos esporádicos y se dedicó a escribir La fortaleza asediada.

Tras la proclamación de la República Popular en 1949, Qian siguió trabajando en la universidad, aunque tuvo que traducir al inglés las obras de Mao Zedong. Durante la Revolución Cultural, sufrió una dura persecución política, de la que tras la muerte de Mao fue rehabilitado. Qian Zhongshu murió en Beijing el 19 de diciembre de 1998.

Novela de múltiples registros

Publicada en 1947, La fortaleza asediada nos remite a la turbulenta historia de la China de finales de la década de 1930, en plena guerra contra el invasor japonés. Sin embargo, no es la guerra su centro de atención, de hecho es simplemente el telón de fondo de la trama. El centro de la historia son las andanzas de Fang Hongjian, un personaje mediocre, quizás incluso un antihéroe, aunque sin esa simpatía que levantan este tipo de personajes en el lector. La acción arranca en un barco, cuando nuestro protagonista, que ya tiene 27 años, regresa de Europa, a donde había ido a completar su formación. Lo hace con un título universitario bajo el brazo, pero el título es tan falso como su aplomo ante la vida.

En ese barco, Fang Hongjian conocerá a otra estudiante que regresa a casa, Su Wenwan, y a través de ella arrancará una cadena en la que conocerá a toda una panoplia de personajes que le acompañarán en los siguientes años de su vida, años trascendentales en los que culminará su educación sentimental y que serán desgranados con unas grandes dosis de sátira, sarcasmo e ironía.

Pero no estamos ante una simple novela costumbrista. La fortaleza asediada es eso y mucho más: como sucede con las capas de una cebolla, la obra de Qian Zhongshu es capaz de mostrarnos varios registros y niveles de lectura. Algunos de estos niveles, desgraciadamente, se pierden irremisiblemente en el momento en que se traduce el texto, pero aun así merece la pena la lectura de esta obra.

La gran novela que pasó inadvertida

La novela se publicó en 1946 por entregas y en 1947 en forma de libro, pero en aquel entonces el país se encontraba en plena guerra civil y la novela pasó inadvertida. En 1949, el Partido Comunista se hacía con el poder y el rodillo del realismo socialista en la literatura arrasó con cualquier obra anterior. Durante décadas, La fortaleza asediada pasó inadvertida para casi todos. En ese mundo comunista, su autor, Qian Zhongshu, dejó de escribir novelas (y probablemente hizo lo posible por ocultar ésta) y se dedicó a escribir sobre todo ensayos mientras se especializaba en la investigación de la literatura clásica china, una forma de intentar evitar la amenaza maoísta.

No es de extrañar, pues, que la obra haya pasado desapercibida durante casi todo el resto del siglo XX. Ni siquiera una mención elogiosa de un prestigioso crítico taiwanés, C. T. Hsia, a principios de la década de 1960 pudo rescatarla del olvido: hasta 1980, tras la muerte de Mao, no se contó con una nueva edición revisada de la novela. Este ostracismo llevaba aparejado la escasa atención, cuando no directamente el desconocimiento, por parte del mundo académico. En Occidente, la obra no se ha editado, salvo excepciones, hasta no hace muchos años. Las razones para que el mundo siguiera ignorando entonces esta obra son de índole orientalista, básicamente empresarial: en general, de la literatura china a las editoriales sólo les interesaban hasta hace poco aquellas obras que pudieran poner en tela de juicio el sistema político o social del país, o bien que hablaran de su despegue económico y de las contradicciones que lo impulsan. La fortaleza asediada no habla de estos temas (aunque sí de otras contradicciones que precedieron a estas) y por ello no se editó en España hasta 1992 ni se reeditó de nuevo (con algo más de éxito) hasta 2009.

Quizás por ello tampoco los estudios académicos sobre esta compleja obra se han prodigado por aquí (cabe destacar últimamente la tesis doctoral de Jesús Sayols, La traducción de la interculturalidad, centrada en esta obra, dirigida por Sean Golden y defendida en 2010 en la Universitat Autónoma de Barcelona). En inglés sí hubo una edición ya en 1980 y un excelente artículo publicado dos años antes por Dennis T. Hu en el Journal of Asian Studies que ha sido desde entonces la referencia más valiosa a la hora de analizar la obra.

Llena de simbolismo

En ese artículo, Hu advertía sobre las diversas capas que conforman la obra de Qian Zhongshu. De entrada, el extenso uso del lenguaje figurativo. Hu contó como el autor empleó hasta 680 figuras literarias en las 340 páginas de su edición, con alguna página que contenía hasta 9 usos. La mayoría de esos usos, el 74%, son comparaciones.

El simbolismo comienza en el mismo título, que hace referencia a una conversación sobre el matrimonio que tiene lugar aproximadamente hacia el primer cuarto de la novela. Sale a colación el dicho francés de la fortaleza asediada, que a su vez sucede a otro que nos remite a su equivalente inglés, el de la jaula dorada de los pájaros. Los que viven dentro desean huir y ser libres, mientras que los que están fuera desearían estar dentro para tener su sustento asegurado. La dinámica que a partir de los dichos concluyen los personajes de la obra es un constante cambio de roles, en donde el matrimonio es seguido por el divorcio, y éste a su vez por un nuevo matrimonio, en una interminable secuencia de la que, por supuesto, participan los personajes de la novela, entre otras muchas cosas.

Profundizando todavía más en el simbolismo y el diseño de la novela, y todavía en relación con esos símiles que comentaba en el anterior párrafo, Dennis T. Hu nos advertía también que en los nombres del personaje principal de la obra, Fang Hongjian, y de sus dos hermanos menores, Fang Fenyi y Fang Pengtu, aparece entre sus caracteres el radical chino niao (鸟, pájaro), que nos remite a su vez, a través del simbolismo, al concepto del ciclo tumultuoso de las relaciones de pareja antes comentado, en el que participa especialmente el protagonista a lo largo de la novela. Este es un claro ejemplo de la parte de la riqueza de matices de esta obra que, por desgracia, permanece oculto en las traducciones y que sólo puede ser admirado leyendo atentamente el original chino. Pese a ello, La fortaleza asediada sigue siendo una obra brillante para el lector occidental.

Uno de los temas principales de esta novela ya hemos visto que son las relaciones humanas, el matrimonio, el amor, el perpetuo conflicto entre la relación y la individualidad. Otro de los puntos interesantes es la interculturalidad que transpiran sus páginas. Podemos hablar de las constantes referencias que ponen en relación a China con Occidente. El autor vivió durante dos años en Oxford y durante uno más en París entre 1935 y 1938. En los años en que se escribió la novela, la compleja relación entre Asia y Occidente era todavía una herida sin cerrar, tras un siglo XIX tumultuoso y unas relaciones complejas y conflictivas desde entonces –con la guerra del Pacífico incluída. Cómo encajar la modernidad occidental con los patrones asiáticos aun era tema de reflexión y crítica, y también aquí entra al trapoLa fortaleza asediada.

 Conclusión

Su sutil ironía, su dominio de las comparaciones y el acierto con que son utilizadas, su manera de construir los personajes, así como la forma de abordar el tema universal de las relaciones humanas, desde las más generales a las más íntimas, mediante la combinación de las perspectivas oriental y occidental, hacen de La fortaleza asediada una gran novela de lectura recomendable, básica diría yo.

.

FUENTES

- PRADO, C. (2008). “Against a besieged literature: fictions, obsessions and globalisations of Chinese literature”. Digithum, iss. 10, mayo 2008. Disponible en línea (http://uoc.edu/digithum/10/dt/eng/prado.pdf)

- HU, D. (1978). “A linguistic -literary approach to Ch’ien Chung-shu’s novel Wei-ch’eng“. Journal of Asian Studies, vol. XXXVII, nº. 3, pp. 427-443
//

//

//

About these ads

4 pensamientos en “LIBROS. La fortaleza asediada (1947), de Qian Zhongshu

  1. Pingback: LIBROS. La fortaleza asediada (1947), de Qian Zhongshu | CON MI … | Revista Seda

  2. Pingback: LIBROS. La fortaleza asediada (1947), de Qian Z...

  3. Hola Enric, molt interesants aquests articles que anem rebent, grcies per enviar-los. Enric, estem pensant en grabar un disc incorporant instruments tradicionals xinesos i et voldriem fer una pregunta: quin/s poeta/es xins o taiwans contemporani ens podries aconsellar per musicar els seus poemes? qu penses d’aquesta idea? Moltes grcies i una abraada!

    Salvador Mas salvador@gasmusica.com

    *GAS* http://gasmusica.com

    • Hola Salvador, gràcies pel comentari. Respecte a la poesia xinesa contemporània us confeso que no és el meu fort, en conec més de poesia clàssica xinesa, Tampoc ho és de les editorials del país ja que no n’hi ha gaire cosa publicada, però potser en anglès trobeu més i amb les versions originals. Desconec les possibilitats d’adaptació musicals. Pel que fa als poetes, podeu probar Bei Dao (pseudònim de Zhao Zhengkai), exiliat des de fa unes dècades i candidat al Nobel molt abans que li donessin a Gao Xingjian, La seva poesia, però, està carregada de pessimisme i nihilisme. Podeu probar també amb Mang Ke. De Bei Dao hi ha un llibre de poemes editat aquí i també una novel·la (Ones); de Mang Ke crec que no hi ha res. També podeu trobar poemes d’ells a internet, però les traduccions no sé si seran molt acurades ni tampoc sé si trobareu l’original en xinès.

      També podeu probar amb poetes de la primera meitat del segle XX com Wen Yiduo o Xu Zhimo, que tenen poemes amb influències i formes occidentals, com sonets… Del primer hi ha un llibre publicat el 2006, Aguas Muertas, Del segon crec que no hi ha res en castellà o català.

      Per últim, jo no deixaria de banda la poesia clàssica xinesa. Hi ha moltes antologies publicadas i amb doble text, xinès i traducció castellana o catalana. Els poetes de la dinastia Tang són molt coneguts i interesants. Teniu en compte que la poesia xinesa neix inicialment per a ser cantada 8al seu estil és clar), crec que podria donar molt de joc.

      Espero que us ajudi una mica. Si voleu alguna referència en concret, no dubteu en preguntar més.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s