LIBROS. El rumor del oleaje (1954), de Yukio Mishima

Escrita en 1954, El rumor del oleaje es por encima de todo una novela amable, de fácil lectura y final predecible. A primera vista explica una historia de amor en una isla de vida tradicional. Sin embargo, se puede interpretar entre líneas que Mishima quiso dejar patentes sus ideas sobre cómo debía ser el Japón que emergía de la Segunda Guerra Mundial y de la ocupación norteamericana, que había finalizado pocos meses antes. Probablemente no está entre las mejores novelas de Mishima pero la facilidad de su lectura puede atraer a muchos interesados. Se pueden entrever los rasgos que marcarán su producción literaria y su propia persona en la recta final de su vida, aunque no deja de ser una obra alejada del resto de su atormentada producción literaria.

Edición utilizada:

– Mishima, Y. (2008). La remor de les onades. Badalona: Ara Llibres (col. Amsterdam Llibres).

Traducida del japonés al catalán por Joaquim Pijoan y Ko Tasawa. La obra original es de 1954.

Valoración personal (sobre 5): Agradable e interesante obra menor (3).

Yukio Mishima (1925-1970), pseudónimo de Hiraoka Kimitake, es uno de los escritores japoneses más conocidos en occidente. Una fama conseguida a partes iguales por la calidad de su obra literaria y por su capacidad para crear un personaje público controvertido. Tras conocer el éxito con sus primeras novelas, especialmente Confesiones de una máscara (1949) y El pabellón dorado (1956), además de la que nos ocupa aquí, su trayectoria comenzó a mostrar un interés creciente por la política y la ideología de derechas, y por la figura del emperador. Tras varias obras en las que se refleja este interés, a partir de 1966 emprendió las dos actividades que marcarían el resto de sus días: escribió su tetralogía final El mar de la fertilidad (formada por Nieve de primavera, Caballos desbocados, El templo del alba y La corrupción de un ángel), y formó una fuerza paramilitar (la ‘Sociedad del Escudo’) formada por estudiantes de derechas unidos por la promesa de servir al emperador. El 25 de noviembre de 1970, el mismo día en que entregaba a su editor el último volumen de la tetralogía, entró con varios miembros de su particular ejército en un cuartel de las Fuerzas de Autodefensa en el barrio de Ichigaya, en Tokio, cogió como rehén a un general y soltó un discurso a la tropa en contra de la Constitución pacifista de 1947 y de las relaciones de amistad entre Estados Unidos y Japón. Seguidamente se suicidó inflingiéndose el seppuku, el suicido tradicional de los samurais. El director norteamericano Paul Schrader realizó una convincente película sobre su vida en Mishima, a life in four chapters (1985).

No hay en esta novela las escenas perversas que han hecho célebre a Mishima. En este sentido, El rumor del oleaje presenta una sencilla historia de amor con oposición familiar, situada en una isla lo suficientemente separada de las grandes ciudades como para eludir en buena parte las influencias de la modernidad y mantener sus tradiciones. Los protagonistas de esta historia, Shinji y Hatsue, son casi un modelo de naturalidad y de virtud, y protagonizan una historia de amor pura y paciente que sobrevive a las dificultades que nutren la trama de la obra.

Una interpretación

La clave de la interpretación, posiblemente, reside en los valores y las formas con las que ambos -pero sobre todo el protagonista masculino, Shinji- consiguen vencer a esas instancias que se oponen a su relación y a su amor. Shinji sabe que lo consigue “gracias a su fuerza”,  a su propia fortaleza interior, a su coraje, a su confianza, a su trabajo, a su modestia, a su paciencia, al amor filial… virtudes que están en la base del éxito personal y profesional de ambos protagonistas a lo largo de toda la novela.

También  se ensalza un valor apreciado tradicionalmente en la cultura japonesa, su entorno natural y la armonía del ser humano con las fuerzas naturales que le rodean. De hecho, ese pensamiento es el que subyace en el sintoísmo, la religión autóctona japonesa que considera dioses a algunos elementos de la naturaleza. A lo largo de todo el texto es fácil encontrar referencias a este aspecto. Baste citar una para hacernos cargo:

“El joven experimentó una suprema armonía entre la naturaleza voluptuosa de aquel paisaje y él mismo. Sentía que una parte de alguna cosa invisible que conformaba la naturaleza le penetraba, junto al aire que aspiraba, hasta lo más profundo de su propio cuerpo. Sentía el sonido del oleaje, y la corriente del inmenso mar parecía sintonizar con la sangre joven que fluía en su cuerpo. En la vida diaria, Shinji no sentía ninguna necesidad de escuchar música, seguramente porque la misma naturaleza era una perfecta substituta”.

Se pueden incluso establecer relaciones más sutiles, como por ejemplo la presencia del faro de la isla, que la preside desde su punto más alto y cuyos responsables, los dos personajes más cultos de la isla, iluminan a los navegantes con su torre y a los isleños con sus enseñanzas. Entraría probablemente dentro de lo que el profesor Antonio Cabezas denominó el “simbolismo de los pormenores” en toda la obra de Mishima.

Conclusión

Son estos los valores que Mishima debía considerar válidos para el renacimiento de la nación japonesa que estaba surgiendo de la debacle de la guerra mundial y que acababa de sacudirse, dos años antes de la publicación de esta obra, la tutela de la ocupación norteamericana. La de Shinji y Hatsue parece ser la única relación sentimental sana que se puede encontrar en toda la obra de Yukio Mishima. Creo que no fue casualidad que fuera escrita en ese momento de inflexión de la historia contemporánea de Japón.

En el aspecto más descriptivo, hay quien cataloga El rumor del oleaje como “una excelente novela juvenil”. Tal vez esta clasificación puede dar una idea del tono general de la obra pero creo que no fue escrita con esa voluntad. Estamos ante una novela agradable, dulzona, con protagonistas jóvenes e ingenuos, en definitiva lo que Antonio Cabezas catalogó como “pieza idílica”. De hecho, muchas obras literarias japonesas del siglo XX transmiten esa misma sensación de relajante lectura que encontramos en esta obra de Mishima, sin que puedan ser adscritas a la categoría de literatura juvenil.

 

ENLACES

Entrevista en La Hora de Asia (RNE) a Fernando Molero Campos, autor de La cabeza cortada de Yukio Mishima, en donde analiza la singular vida del autor japonés.

 

FUENTES:

– CABEZAS, A. (1990). La literatura japonesa. Madrid: Hiperión

– NOLLA, A. “La literatura japonesa moderna (II)”. En: PRADO, C. (coord.) (2005). Literatures de l’Àsia oriental. Segles XIX i XX. Barcelona: FUOC, módulo 6

– PAGÈS, V. (2008). “La novel·la pastoral de Mishima”. Presència, edició del 25-31 de juliol de 2008, p. 25

Enlace permanente: http://wp.me/pO2mg-9Y

8 pensamientos en “LIBROS. El rumor del oleaje (1954), de Yukio Mishima

  1. Es una novela “menor” con todos los tics y elementos de una grandísima novela pero diluidos y edulcorados como puede serlo Mosquitos en la trayectoria de William Faulkner. Por eso es recomendable para neófitos dentro del universo de Mishima.Gran estilo,bellas descripciones,gran planteamiento sutil de una trama sencilla y sobre todo te deja a pesar de todo un fuerte amor a la vida y a la juventud y la pasión por encima de condicionamientos sociales.

    • Hola Alfonso,

      creo que tu opinión es una buena referencia a lo que ofrece este libro de Mishima, y estoy de acuerdo en que puede ser una buena puerta de entrada a su universo literario. ¡Gracias por comentar!

  2. Cuando se lee a mishima hay que entender que él queria un Japon orgulloso de sus reliquias ancestrales, y no uno que se habia rendido a perder el honor y la descendencia divina de su emperador, en su literatura dejo un sentimiento de rebeldía a todos aquellos que entregaron sus banderas por una nuevo bastión de consumismo occidental.

    • Hola,

      sí, como contemplo en la conclusión, ese es un aspecto a tener en cuenta al leer su obra, en especial la de los últimos años, aunque planea sobre la mayor parte. Tengo la sensación de que si levantara la cabeza, hoy todavía sería mucho más radical en este pensamiento. Un saludo y gracias por comentar

  3. Muy buen articulo, sin embargo, pienso que la obra de mishima en este caso merece algo más de mérito, porque más allá de la obra en sí, el como está escrita es lo más destacable.

    • Gracias por el comentario, Paulina. Te explico respecto a lo que me planteas que estas entradas no pretenden ser un análisis en profundidad de las obras que comento, más bien intentan sugerir al lector lo que se va a encontrar si finalmente decide leer la obra o en caso de que la hayan leído ya le pueden ayudar a interpretar con mayor claridad su contenido, o tal vez a apuntalar sus sensaciones tras la lectura. Puede que en alguna otra entrada haya hecho comentarios respecto a cuestiones lingüísticas o de estilo, pero no es ese el objetivo principal de estas entradas sobre libros. Además, las traducciones pueden influir mucho en este tema, y no disponer del original ni, en mi caso, dominar el idioma, impiden ahondar mucho más en ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s